Propiedades

El azafrán se caracteriza por su singular color, olor y sabor, características que aporta principalmente a la cocina. Sin embargo las propiedades del azafrán no sólo son apreciadas en la gastronomía, sino también en la medicina que se sirve de sus propiedades para abordar diferentes dolencias. Como ya hemos dicho, aunque el uso más habitual sea el culinario también tiene usos medicinales y cosméticos.

Propiedades medicinales del azafrán

Se ha demostrado ya que las propiedades del azafrán ayudan al transito intestinal y que es carminativo, diferentes culturas lo han usado desde la antigüedad como tónico para el estomago pues parece que uno de sus componentes, la picrocrocina responsable de su aroma y su sabor amargo, también es un estimulante digestivo que ayuda a aumentar las secreción de saliva y jugos gástricos. Además de reducir el colesterol, se usa para tratar infecciones respiratorios, desórdenes sanguíneos, insomnio, enfermedades del corazón. Y está especialmente indicado para mujeres con dolores menstruales o hemorragias crónicas uterinas debido a que favorece el flujo sanguíneo y tiene propiedades antiespasmódicas, lo que consigue evitar los cólicos uterinos. Aunque si se supera la dosis terapéutica puede ocasionar hemorragias fuera del ciclo menstrual e incluso el aborto en mujeres embrazadas.

El azafrán ayuda a la sudoración y en caso de fiebre ayuda a restaurar el equilibrio térmico de nuestro cuerpo, de ahí que se utilice para procesos catarrales.

El aceite de azafrán también es usado como astringente, y su aplicación tópica es beneficiosa para muchos problemas de piel tales como acné, picaduras de insectos o simplemente para dar brillo y nutrición a la misma, aunque utilizado en exceso puede ocasionar sensibilidad en la piel.
Otra de sus propiedades es su gran poder antiséptico, es utilizado para dar masajes terapéuticos, y una infusión de azafrán aliviará los dolores producidos por los primero dientes en los bebés, pues además tiene propiedades antiinflamatorias, y se utiliza para combatir las llagas bucales.

Los estudios científicos además han revelado sus propiedades antioxidantes  y calmantes relacionadas con su alta concentración en glicano. Así como también se ha demostrado el potencial que tiene este producto como agente anticancerígeno.

Los griegos ya utilizaban esta planta para sanar diferentes dolencias tanto del cuerpo como de la mente, como la depresión o el asma.

También desde la antigüedad ha sido considerado un excelente afrodisíaco debido a sus propiedades estimulantes y emenagogas que quiere decir que estimula el riego sanguíneo en la zona de la pelvis y el útero, por esto mismo fomenta la menstruación. aunque en dosis muy elevadas puede llegar a ser tóxico.

Propiedades cosméticas

De forma tópica, el aceite de azafrán aporta gran brillo y nutrición a la piel de cualquier edad, por eso está indicado para la limpieza de la piel. Si mezclas en un recipiente media taza de aceite de oliva, media taza de aceite de almendras, y una pizca de azafrán y calientas la mezcla al baño maría moviendo constantemente, podrás utilizar la mezcla una vez fría para limpiar e hidratar la piel.

También se usa en cosmética por sus propiedades antiedad, algunas grandes firmas como Ives Saint Laurent utilizan este producto por su gran acumulación de glicano, sustancia capaz de abrir las células, lo que proporciona sus propiedades antiarrugas y antimanchas.

En Marruecos, las mujeres han sabido aprovechar las propiedades cosméticas de las hebras de azafrán para iluminar, suavizar e hidratar tanto la piel como el pelo. Mezclan algunas hebras de esta especie con aceite de argán, henna y pétalos de rosas y obtienen un aceite de color intenso, y suave y fresco olor con el que se untan todo el cuerpo.